4– HACIA UNA CIUDAD QUE INTEGRE LA ECONOMÍA POPULAR"> 4– HACIA UNA CIUDAD QUE INTEGRE LA ECONOMÍA POPULAR - BARRIO 88 - Es el momento

4– HACIA UNA CIUDAD QUE INTEGRE LA ECONOMÍA POPULAR

Los actores económicos más pequeños y vulnerables necesitan de una institucionalidad que los acompañe en las fases iniciales, ofreciendo educación financiera y asistencia técnica. Esta institucionalidad debe ser promovida por el gobierno local pero es importante que integre a otros actores, en particular a las Universidades, Escuelas de negocios, Centros tecnológicos, Cámaras empresarias, etc.

Los procesos de inclusión dirigidos por el mercado, sin contrapesos, suelen derivar en situaciones de abuso hacia los estratos más vulnerables. Es indispensable una acción preventiva y de monitoreo de las normas vigentes; difícilmente un organismo nacional podrá saber con precisión y en tiempo real lo que está ocurriendo en nuestra ciudad.

Hay una multiplicidad de productos financieros que permiten mejorar la accesibilidad al crédito para las Minipymes. Uno de ellos es el sistema de garantías, que facilita la inclusión financiera. Es importante que los gobiernos locales conozcan, difundan y gestionen estas herramientas para estimular la inclusión de aquellos que consideren en condi-ciones de financiarse y crecer.

Es fundamental el trabajo articulado de Gobierno local con los actores locales, pero en permanente diálogo con autoridades nacionales. A esto debe sumarse una relación con organismos y bancos de desarrollo internacionales, los cuales poseen líneas de crédito y subsidios destinados a apoyar este tipo de iniciativas.

› PROPUESTAS ESPECÍFICAS:

Programa social de estacionamiento medido: La existencia de personas que de manera informal se dedican al cuidado en la vía pública de vehículos privados, es una práctica que se ha extendido en la ciudad, en particular en las áreas del micro-centro lindantes con el área de Estacionamiento Medido actualmente vigente e, incluso, en calles que se superponen con el área de Estacionamiento Medido. Proponemos la creación de un Programa Social de Estacionamiento medido que regule la actividad preexistente de los cuidadores que garantice derechos laborales y obligaciones mínimas. Dicho programa propone crear un registro de los cuidadores de coche, fomente espacio de capacitación y cooperativismo de la tarea.

Creación de un circuito comercial para los productos y servicios generados por la economía popular: Crear un Mercado de la Economía popular e inclusión del sector en las ferias existentes organizadas por el municipio. Promover espacios para el intercambio, la comercialización y la difusión de los productos de la economía popular, familiar y solidaria pudiendo así conseguir propiciar su desarrollo y potenciar el alcance de su producción, de manera de alentar otras formas de comerciar más justas. Garantizar que un porcentaje de los servicios y productos requeridos por el estado municipal sean provistos por la economía popular (caterings, limpieza, etc.).

Creación de gestoría municipal pública y gratuita para la economía popular: El objetivo es impulsar el armado de cooperativas y asociaciones civiles brindado asistencia técnica contable gratuita, realizar un acompañamiento de dichas cooperativas en sus estructuras contables y económicas., etc. Muchas veces las organizaciones sociales, vecinales o civiles no disponen del conocimiento técnico específico ni los recursos para lograr crear y sostener los espacios cooperativos o asociativos que sirven para emprendimiento y desarrollo de la economía popular. Las ciudades necesitan transformar sus modelos productivos lineales de “extraer, producir y desechar” a un modelo de economía circular de “reducir, reutilizar y reciclar”. Los caudales de generación de basura en la ciudad son un conflicto que requiere arbitrar políticas públicas que den solución a este problema, y que eviten costos más elevados a futuro en términos ambientales, económicos y de salud.

Educación y asistencia financiera como herramienta de inclusión: La inclusión financiera es una necesidad. En muchos casos, frente a autoridades regulatorias laxas, el mercado de crédito se expande aceleradamente hacia familias y microempresas de bajos recursos que recurren a herramientas financieras muy rudimentarias, donde las entidades financieras no realizan un adecuado análisis de riesgo crediticio sino que optan por cobrar elevadas tasas
de interés a todos y, al ser tan elevada la rentabilidad de 
cada crédito, pueden compensar niveles de incobrabilidad relativamente altos.

Hay mucho por hacer desde el ámbito local. Cuando hablamos de educación financiera, de facilitar el acceso a las Pymes y a las microempresas, nos trasladamos al territorio donde desarrollan sus actividades, a su ámbito productivo, cultural y social, a sectores donde los grandes bancos y reguladores no llegan bajo sus formatos tradicionales.

La inclusión financiera es un proceso que procura facilitar el acceso de la población a servicios financieros. Esto incluye tanto a las familias como a las empresas en todas sus escalas: las llamadas microempresas (las de menor tamaño), las pequeñas y también las medianas, particularmente para el financiamiento a mediano y largo plazo que les permita modernizarse y asumir inversiones de mayor envergadura