1– HACIA UN MODELO DE TRANSPARENCIA Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA GESTIÓN MUNICIPAL"> 1– HACIA UN MODELO DE TRANSPARENCIA Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA GESTIÓN MUNICIPAL - BARRIO 88 - Es el momento

1– HACIA UN MODELO DE TRANSPARENCIA Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA GESTIÓN MUNICIPAL

La democracia delegativa transfiere a través de las urnas el poder a sus representantes, quienes someten sus actos de gobierno ante la voluntad popular recién en las siguientes elecciones. La democracia participativa, por el contrario, apunta al involucramiento activo de los ciudadanxs. Desde Barrio 88 estamos convencidos que necesitamos generar las condiciones para establecer un ida y vuelta permanente entre vecinos/as y representantes, bajo las directrices de transparencia, apertura de datos públicos, disponibilidad de información y mecanismos de participación y colaboración.

› PROPUESTAS ESPECÍFICAS:

Portal de la transparencia: Creación de un sitio web para visibilizar todo lo actuado en el Concejo: ingresos, gastos, proyectos, votos. De esta manera, quiénes llevemos a cabo las tareas de gestión municipal vamos rendir cuentas de nuestro desempeño a la ciudadanía cotidianamente.

Datos abiertos: Entendemos por Gobierno Abierto a las políticas destinadas a garantizar el acceso masivo, gratuito e irrestricto de la ciudadanía a los diferentes actos de gobierno y administración pública municipal, como la generación de espacios eficientes de debate, intercambio, participación y colaboración activa de la ciudadanía sobre los mismos. Proponemos la implementación de una ordenanza que garantice el acceso a la información pública, en concordancia con la nueva Ley Nacional 27275.

Democracia y Presupuestos participativos: El presupuesto participativo (PP) es una herramienta clave de participación democrática, ya que implica la deliberación activa de los vecinos y vecinas en la asignación de los recursos. El PP se implementó en la ciudad de Santa Fe durante la primera gestión de Barletta (2008-2011). Dicha experiencia fue abandonada por las gestiones sucesivas; entre las deficiencias que tuvo la ejecución del programa sobresale el bajo porcentaje de concreción de obras asignadas. Para ello es fundamental que se eleve la incidencia de este programa en los “gastos de capital”, es decir, inversión en infraestructura y bienes durables. Teniendo una mirada integral de la ciudad, prima la necesidad de asignar en la distribución de obras criterios de carácter redistributivo que promuevan una mayor asignación a las zonas más desfavorecidas (o con más carencias de obras y servicios públicos).
Proponemos impulsar el uso de herramientas de gestión abiertas que permitan a la ciudadanía participar en el gobierno de la ciudad y de los servicios que la ciudad ofrece. Utilizando herramientas online que permitan a las personas debatir las ideas y decidir cuál de ellas implementar.
Integrar las ideas que vienen de la inteligencia social colectiva, y poner en marcha mecanismos de presupuestos participativos, planificación urbana, y co-gestión de servicios públicos a gran escala.

Comités barriales: Una ciudad podrá ser justa y solidaria cuando toda la gente que la habita pueda decidir en qué ciudad quiere vivir. Por eso nuestro horizonte es crear las condiciones que garanticen la efectiva participación ciudadana y popular en la construcción de la ciudad mediante mecanismos de carácter vinculante considerando que el municipio no tiene en la actualidad ningún dispositivo de participación ciudadana de carácter vinculante, proponemos la creación de comités barriales que articulen con las instituciones y organizaciones de la sociedad civil. Con el objetivo que la voz de los vecinos llegue al Concejo Municipal, en nuestra agenda de trabajo vamos a incorporar cada semana una propuesta que salga de un comité de un barrio distinto.

Una política pública de datos: Los datos generados por el uso de la web y otras herramientas digitales captan información sobre nuestras redes sociales, nuestros patrones de consumo, nuestra movilidad, nuestra salud, gastos y bienestar. Estos datos tiene un enorme potencial para informar a los
gobiernos, servicios públicos y a las organizaciones sociales para mejorar sus estrategias de funcionamiento. Proponemos promover herramientas abiertas de colaboración para permitir que la ciudadanía y las comunidades identifiquen y evalúen de qué manera sus acciones tienen un impacto sobre la salud, el cuidado, la inclusión social, la sostenibilidad, la participación ciudadana o la educación. Los Datos Públicos tienen que ser abiertos y accesibles por todo el mundo, mientras que la ciudadanía tiene que tener el control de sus datos personales y estar seguros de que las tecnologías que usan respetan su privacidad y sus derechos digitales